I blame society (2020)

I blame society (2020)

Es increíble la facilidad que tiene para sorprender con ideas originales y un sentido del humor ácido y agudo. A pesar de algunos desaciertos, termina siendo bastante notable, provocativa y despiadada.

La primera mitad pretende ser espontánea y realista. Hay un par de entrevistas y videollamadas que refuerzan la inclusión de emociones y sensaciones reales, de personas “reales”. Las conversaciones de Gillian, protagonista y directora, con su enamorado, fluyen con naturalidad. Todo es creíble hasta el “accidente” de Chase, y partir de ahí, se vuelve todo ficticio. Y resulta curioso que, uno de los objetivos de Gillian, era terminar el proyecto incierto que tenía pendiente. Es como si la película se construyera a sí misma, pasando de una aparente normalidad a un orden anárquico, con una macabra serie de asesinatos incluido.

Ya en ese punto, da la sensación de que por momentos resulta muy caótica, con momentos de confusión gratuitos y forzados. No obstante, es eclipsado por la facilidad que tiene para sorprender con ideas originales, su estilo lo-fi muy buen logrado y un sentido del humor oscuro, cruel y despiadado.

Si bien, algunas actuaciones resultan regulares y poco convincentes, destaca por sobre todo la actitud psicótica de la protagonista. Puede ser por momentos cariñosa, afectuosa y sensible, y de repente se vuelve manipuladora, egocéntrica y demente. Los cambios de tono en su comportamiento resultan admirables.

Otro aspecto resaltante suyo son sus ansías por crear, por demostrar que tiene ideas interesantes, cuestiones provocativas que incitan al debate y denuncias por hacer contra la hegemonía Hollywoodense sobre cómo hacer cine. Esto último es mostrado de manera brillante en los encuentros que tiene con los dos (pajeros) productores que tienen una perspectiva condescendiente acerca de la causa y la lucha feminista. Y también está su inconformismo, las ganas que tiene por lograr su cometido. Todo ello resulta estimulante para otros cineastas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *